Etica y responsabilidad en la crianza de Gatos Sagrados de Birmania - Objetivos del Criadero
Versión en EspañolEnglish Version  


Preguntas Frecuentes

 

Shamandu es un pequeño criadero familiar, registrado en la Asociación Felina Argentina, miembro de FIFe y TICA,  dedicado exclusivamente a la crianza de gatos Sagrados de Birmania o birmanos bajo una simple premisa: Todos nuestros gatos son criados con el corazón haciendo hincapié primordialmente en los siguientes objetivos:

Salud, Bienestar, Temperamento y Belleza (en ese orden)

 

Por supuesto nuestro objetivo primordial es garantizar a los nuevos padres de un gatito Shamandu un ejemplar en excelentes condiciones que le brinde  muchas satisfacciones, alegrías y amor durante una larga vida.

 

Shamandu es un criadero que se rige por los siguientes ideales y principios

 

1)      Trabajamos en pos de un sistema inmunológico saludable. Somos de la ferviente creencia que las cruzas entre parientes no son beneficiosas para un sistema inmunológico fuerte y saludable en los gatitos birmanos. A tal fin hemos hecho grandes esfuerzos económicos y estudios profundos de linajes sanguíneos antes de importar y seleccionar a nuestros reproductores. Por ello cada uno de nuestros gatitos, que deja nuestro criadero lo hace con una garantía escrita de salud  y estamos dispuestos a realizar cualquier testeo que Usted o su veterinario requieran siempre y cuando sea razonable a la edad del bebé.

 

2)      Trabajamos en pos de una sanidad excelente. Esto se relaciona intrínsecamente con el tema de salud y bienestar, intentamos minimizar el stress y por otro lado tomar todas las medidas de control y prevención posibles.  Todos nuestros gatos han sido testeados reiteradamente contra VIF, VILEF por inmunocromatografía.

 

3)      Trabajamos en pos del bienestar de los gatos (no utilizamos jaulas): no concebimos la idea de enjaular un gato (salvo por cuestión de fuerza mayor o emergencia), por ello nuestro hogar ha sido adaptado y asegurado para la convivencia feliz, amena y segura de nuestros gatos como mascotas ante todo compartiendo la vida cotidiana con nosotros. Como todo criadero FIFe estamos obligados a brindar al menos 6m2 de espacio por 1.8 m de altura por gato, condición que consideramos mínima para garantizar el bienestar de un gato en un criadero y por ello respetamos incluso superamos sin cuestionamientos.

 

4)      En Shamandu se valora la vida por sobre todo: nuestros gatos y gatitos son ante todo seres vivos, en igualdad de condición con cualquier otro ser vivo incluso el ser humano. Se los valora por ser ellos, únicos, individuales y maravillosos compañeros de vida.

 

5)      Gatitos birmanos Shamandu solo disponibles para Hogares muy especiales: Cada uno de nuestros bebés se cría con muchísima inversión de cariño, dedicación, recursos y cuidados por ello buscamos familias muy especiales para nuestros bebés intentando lograr la mejor compatibilidad entre ambos. Nuestros gatitos son demasiado preciados para nosotros y nuestra responsabilidad de su existencia siempre será de por vida, por lo cual nos tomamos la libertad de seleccionar cuidadosamente a los padres adoptivos de nuestros gatitos birmanos Shamandu.

6)      Un gatito Shamandu siempre será parte de la Familia Shamandu: asumimos la responsabilidad por la calidad de vida de nuestros gatos mientras dure su existencia por ello si por algún motivo nuestros gatos han de volver a nuestro hogar siempre serán recibidos con el corazón y los brazos abiertos.

 

 

Responsabilidad Ética en la Crianza


Muchas veces se nos acercan las personas con una imagen cuasi nefasta de “los criaderos” es por ello que en Shamandu hacemos hincapié en nuestro compromiso ético y moral como criadores tanto hacia nuestros gatos como hacia las personas que les adoptan.

 

Siempre he considerado a mis gatos como mis compañeros, antes que ejemplares de reproducción con lo cual mi punto de vista de la cría ética y responsable puede tener algunos matices particulares.

 

A mi criterio un criador responsable es aquel que busca mejorar la raza como meta global, con un manejo impecable de la sanidad y una selección acertada respecto de la misma en primera instancia y de la belleza y temperamento de los ejemplares en segunda. Es aquel que busca garantizar que todo gato que pone en este mundo tenga una vida digna y sea fuente de alegría; tiene a sus animales en condiciones sanitarias excelentes, los cuida y les da cariño y mantiene en forma digna, no está movilizado por el beneficio económico, sino por el amor a su raza y sus gatos; que da garantías sanitarias; que tiene su plantel testeado; que asesora y educa cuando puede; que otorga garantías y establece obligaciones y derechos tanto para adoptantes como para sí mismo en pos del bienestar del gatito; que puede rechazar una venta cuando sabe que la familia no es la indicada para su raza y la reorienta a una elección más acertada; quien, de ser necesario, invierte en uno de sus gatos más que su valor económico a fin de criarlo; que conoce su capacidad de mantener a los gatos y no la excede; que respeta los reglamentos y códigos de ética del club donde está afiliado; que trabaja honestamente con papeles y por supuesto vende únicamente gatos con registro y pedigrí.